lunes, 18 de mayo de 2009

«Cuando me entierren, por favor, que no se olviden de mi bolígrafo»