martes, 13 de mayo de 2008

El teorema matemático de los cuatro colores


Para los que hemos nacidos en 1.976, la generación la nocilla y los libros de Senda y Barrio Sésamo, entre otros muchas cosas inteligentes; fue el año en el cual se resolvió el Teorema de los cuatro colores.

" Dado cualquier mapa geográfico, éste puede ser coloreado con cuatro colores diferentes, de forma que no queden regiones adyacentes con el mismo color."

Dicen que los mejores escritores son los matemáticos, buen ejemplo es de ello Lewis Carroll. Borges utilizó las matemáticas. Fernando Pessoa afirmaba que “el Binomio de Newton es tan hermoso como la Venus de Milo, lo que pasa es que muy poca gente se da cuenta”.

Sin ir más lejos El Quijote, como la paradoja que debe resolver Sancho cuando consigue gobernar su ínsula; por poner un ejemplo.

Un matemático que no tiene también algo de poeta nunca será un matemático completo, dijo Karl De Weierstrass; quien hablaba con conocimento de causa puestao que era matemático.

A mi, particularmente, me gustaron mucho las Matemáticas Financieras. Las del Instituto, no tanto.

4 comentarios:

Belle dijo...

Mi poeta preferida , Wislawa Szymborska , tiene un ejemplo claro que voy a copiar después con tu permiso , y hay grandes médicos e ingenieros ( todos hombres de ciencia o de "ciencias") que han sido escritores profundos como ocurre con juan Benet en España , por ejemplo... un gran post y una muy buena reflexión la tuya.

Y ahora , para darte las gracias , el poema :

El Número Pi

El número Pi es digno de admiración
tres coma uno cuatro uno,
todas sus cifras siguientes también son iniciales,
cinco nueve dos, porque nunca se termina.
No permite abarcarlo con la mirada seis cinco tres cinco,
con un cálculo ocho nueve,
con la imaginación siete nueve
o en broma tres dos tres, es decir, por comparación
ocho cuatro seis con cualquier otra cosa
dos seis cuatro tres en el mundo.
La más larga serpiente después de varios metros se interrumpe.
Igualmente, aunque un poco más tarde, hacen las serpientes fabulosas.
El cortejo de cifras que forman el número Pi
no se detiene en el margen de un folio,
es capaz de prolongarse por la mesa, a través del aire,
a través del muro, de una hoja, del nido de un pájaro,
de las nubes, directamente al cielo
a través de la total hinchazón e inmensidad del cielo.
¡Oh, qué corta es la cola del cometa, como la de un ratón!
¡Qué frágil el rayo de la estrella que se encorva en cualquier espacio!
Pero aquí dos tres quince trescientos noventa
mi número de télefono, la talla de tu camisa,
año mil novecientos setenta y tres, sexto piso
número de habitantes, sesenta y cinco céntimos
la medida de la cadera, dos dedos, la charada y el código
en el que mi ruiseñor vuela y canta
y pide un comportamiento tranquilo,
también transcurren la tierra y el cielo
pero no el número Pi, éste no,
él es todavía un buen cinco,
no es un ocho cualquiera,
ni el último siete
metiendo prisa, oh, metiendo prisa a la perezosa eternidad
para la permanencia.


Wislawa Szymborska
Premio Nobel de Literatura 1996

Hilvanes Y Retales dijo...

Gracias Belle por tus aportaciones. No conocía a Szymborska. Leeré sus poemas, sin duda.

Fisgon dijo...

que duro leer estas letras tan oscuras

Apostillas literarias dijo...

Segun dicen los estudiosos del tema, las matemáticas es una ciencia que está en todo, hasta en las recetas de cocina o en un programa de tv. En lo personal me gustan, pero no soy muy diestra para ellas.

No recuerdo en este momento un matemático que sea escritor, pero un físico si, Ernesto Sábato, y es excelente autor.