martes, 29 de enero de 2008

El Querer y No Poder de Rosalía de Bringas


“Bringas tenía sus ahorros, reunidos cuarto a cuarto, ¿Y para qué? Para maldita la cosa, por el simple gusto de juntar monedas en un cajoncillo. (...) Guardar dinero de aquel modo, sin obtener de él ningún producto, ¿no era una tontería? ¡ Si al menos lo diera a interés o lo emplease en cualquiera de las sociedades que reparten dividendos ...!"

¿Cuánto le debe Madrid a Galdós? Probablemente nada pero ha descrito Madrid como Galdós y poco la han amado tanto.

Galdós, que fue un serio candidato al Nobel de Literatura, es un escritor magistral, incansable, idolatro a Galdós por encima de todas las cosas. Y como viene siendo costumbro cierro y abro el año con una lectura suya.


El inicio de esta ha sido con La de Bringas novela que ya de entrada presupone a un lector inteligente y eso es de agradecer.

La de Bringas comparte personajes con Tormento, y hasta prolonga alguna de las situaciones en ésta última vividas. Los protagonistas de La de Bringas: Don Francisco Bringas y su esposa Rosalía, eras personajes de Tormento; Galdós, sin necesidad de hacer una trilogía o sucesión novelada, arrastra a sus personajes enlazando unos con otros y llevando y trayendo distintas historias que al final es la misma historia que, como la vida misma, nos cose a unos con otros.

En algún momento Galdós dice “mi buen Thiers”, dando por echo que el lector ya sabe quién es Thiers, que no es otro que Don Francisco quién físicamente se parece al político francés y así era descrito en Tormento.

La relación de las mujeres (Rosalía) con los hombres (Don Francisco Bringas) aparece mediatizada por el dinero. La mujer aparece invadida por la necesidad de libertad, pero se encuentra con la barrera de que cualquier acción que emprenda debe ser aprobada por el marido.

En cierta ocasión pide un préstamo Rosalía y el prestamista decide pasar por alto la firma del marido por ser éste último conocido y conocida su solvencia.

A Rosalía le privan los “trapitos” y en la vorágine del “querer y no poder” se ve envuelta en un círculo de préstamos: con el segundo cancela el primero y así sucesivamente.

Y entre la vida cotidiana del matrimonio Bringas: los dilemas prestamistas de la esposa son acompañados con el problema oftalmológico de su marido quien vive en el dilema de acudir a un médico especialista y gastar sus ahorros o ganar la vista perdiendo el dinero; Galdós hilvana los sucesos históricos de la España de 1884.

Y entre las sutilezas en la utilización del lenguaje en Galdós, aquí os dejo unos hilvanes ...:


“lo que ésta decía era ya cuerpo jurídico para toda cuestión que ocurriera después, y como no solo legislaba sino que autorizaba su doctrina con el buen ejemplo, vistiéndose de una manera intachable, la de Bringas, que en esta época de nuestra historia se había apasionado grandemente por los vestidos, elevó a Milagros en su alma un verdadero altar”.

“ Rosalía: (...) Me parece que siento a Bringas. Son un suplico estos tapujos ...

Milagros: Sí, siento su tosecilla. ¡Ay, amiga!, su marido de usted parece la Aduana, por lo que persigue los trapos ... Escondamos el contrabando”.

“Es preciso ocultar esto a la vigilancia fiscal de don Francisco, que en todo se metía, que interpelaba hasta por un carrete de algodón no presupuesto en su plan de gastos. Rosalía se desvelaba pensando en los embustes que habían de servirle de descargo en caso de sorpresa”.

“La pobre esposa, atenta a la dignidad de su posición social, era un puro Newton, por las matemáticas que tenía que revolver en su caletre para procurarse algún sobrante del gasto de la casa y estirar las mezquinas cantidades que Bringas le daba para vestirse....” ... “ (...) lo cual prueba que nadie encuentra completa dicha en este mísero mundo, y que es rarísimo hallar dos caracteres en completo acomodo y compenetración dentro de la jaula del matrimonio, pues el diablo o la sociedad o Dios mismo desconciertan y cambian las parejas para que todos rabien, y todos, cada cual en su jaula, hagan méritos para la gloria eterna”.

“ ... por otra parte experimentaba la satisfacción honda y viva de pagar. Este placer sólo es dado a las personas de mucho arreglo, que, al economizar el dinero, economizan las sensaciones que produce, y de éstas se contentan con gozar las más puras y espirituales”.

Fragmento del Discurso leído por Benito Pérez Galdós ante la Real Academia Española

[...] Podría decirse que la sociedad llega a un punto de su camino en que se ve rodeada de ingentes rocas que le cierran el paso. Diversas grietas se abren en la dura y pavorosa peña, indicándonos senderos o salidas que tal vez nos conduzcan a regiones depejadas (...) Contábamos, sin duda, los incansables viajeros con que una voz sobrenatural nos dijera desde lo alto: por aquí se va, y nada más que por aquí. Pero la voz sobrenatural no hiere aún nuestros oídos y los más sabios de entre nosotros se enredan en interminables controversias sobre cual pueda o deba ser la hendidura o pasadizo por el cual podremos salir de este hoyo pantanoso en que nos revolvemos y asfixiamos. Algunos, que intrépidos se lanzan por tal o cual angostura, vuelven con las manos en la cabeza, diciendo que no han visto más que tinieblas y enmarañadas zarzas que estorban el paso; otros quieren abrirlo a pico, con paciente labor, o quebrantar la piedra con la acción física de substancias destructoras; y todos, en fin, nos lamentamos, con discorde vocerío, de haber venido a parar a este recodo, del cual no vemos manera de salir, aunque la habrá seguramente, porque allí hemos de quedarnos hasta el fin de los siglos [...]


4 comentarios:

Otredad dijo...

Qué razón que tienes, quién mejor que Galdós para hablar de Madrid.
Prolífico y magistral.
"La de Bringas", ¡todavía recuerdo que intenté leerlo faltándome "Tormento"!
Con el post anterior me dejaste pensando en de la Serna, reconozco que hasta ahora había ahondado poco en él.
No sé si habrás visto ya este monólogo suyo, pero creo que te gustará:
http://www.youtube.com/watch?v=RX-FAXxJtSg&eurl=http://www.auladeletras.net/blog/?p=423
Un abrazo

Hilvanes Y Retales dijo...

Gracias por el enlace. No lo había visto. Hay momentos donde se tiene la sensación que aquellos que nos precedieron fueron más geniales, más originales y más todo que nosotros. Estoy escuchando ahora a Salvador Dalí. Se pregunta a sí mismo y se contesta: "Qué diferencia hay entre Dalí y un loco? La diferencia es mínima, salvo que Dalí no está loco".

Wralp Orbn Ces dijo...

Siempre me ha resultado denso y complejo este señor, lo cual no ha sido óbice para que goce todos mis respetos literarios.

Hace tiempo una "discusión" doméstica con mi prometida, que es "paisana" de este coloso de las letras, me llevó a buscar información, a investigar, acerca de su obra; y en estas andaba yo cuando me topé con este enlace, que me pareció bueno y hoy lo rescato para compartirlo con vosotros: http://www.cervantesvirtual.com/bib_autor/Galdos/
Saludos cordiales.

Hilvanes Y Retales dijo...

CervantesVirtual siempre es un buen lugar donde aprender más cosas. Yo antes lo visita más que ahora. Ahora me gusta más perderme en la biblioteca, la de toda la vida.