miércoles, 14 de octubre de 2015

Mi mesita de noche ...




Reorganizando la ilusión y la magia, que se me escapan día tras día, minuto tras minuto, el sábado me fui a desayunar donde siempre, donde las tostadas son un primor y el aceite de oliva está amargo; retomé la lectura de Off side del ínclito Torrente Ballester y ... conseguí lo que no hacía tiempo. Como ya sabe Literaturitis, el príncipe custodio de nuestras lecturas, no consigo leer debido al cansancio. 

Torrente tiene algo que no sé si es el ritmo de su prosa, que no sé si compararla con el ritmo de la lluvia en Galicia, puesto que nunca he estado en Galacia (nos apuntamos ???), el caso es que me cuesta entrar en los libros de Torrente y, curiosamente, es mi favorito entre mis favoritos.

Y siempre me pasa lo mismo. Entro de lleno en la lectura a mitad de libro ...

El caso que me fui a Cáceres, con la intención de perder mis pasos y mis pensamientos. Y recalé en mi librería favorita entre mis favoritas. Todo Libros. 

Y aquí os dejo mi mesita de lecturas, que la conforman las compras y lo ya comenzado ...

2 comentarios:

Príncipe de ArroyoLuche dijo...

"No dejes apagar el entusiasmo, virtud tan valiosa como necesaria; trabaja, aspira, tiende siempre hacia la altura." Rubén Darío
También deciá Rubén -así, como le nombraba Umbral-, que sin las mujeres la vida sería sólo prosa, y usted, Hilvanes, es uno de mis poemas preferidos.
Gracias por los piropos.
Esa obra de Torrente Ballester quiero leerla, a ver si la consigo.
Esta tarde, de camino a un lejano hospital para visitar al suegro de un hermano, he comenzado la lectura de Wodehouse, y me ha hecho sentir bien, el mundo ordenado y sin moralina del humor británico.

Anónimo dijo...

Leer con niños, me encantó. La parte del viaje en tren en que un pasajero comía como Jerjes es in su pe ra ble. Irene Sotos