miércoles, 11 de junio de 2008

Consuelo.

René Char




Por las calles de la ciudad va mi amor. Poco importa a donde vaya en este tiempo roto. Ya no es mi amor: el que quiera puede hablarle. Ya no se acuerda: ¿quién en verdad la amó? Mi amor busca su semejanza en la promesa de las miradas. El espacio que recorre es mi fidelidad. Dibuja la esperanza y en seguida la desprecia. Prevalece sin tomar parte en ello. Vivo en el fondo de él como un resto de felicidad. Sin saberlo él, mi soledad es su tesoro. En el gran meridiano donde se inscribe su vuelo, mi libertad lo vacía. Por las calles de la ciudad va mi amor. Poco importa a donde vaya en este tiempo roto. Ya no es mi amor: el que quiera puede hablarle. Ya no se acuerda: ¿quién en verdad le amó y le ilumina de lejos para que no se caiga?

2 comentarios:

Príncipe de ArroyoLuche dijo...

Es muy hermoso este texto, ¡qué sabiduría la tuya, que sabe buscar y encontrar!
Calles, amadas, soles que protegen lo que se ama, soledades.
Y con un ritmillo especial, me gustan las repeticiones líricas, Umbral las usó mucho.

Hilvanes Y Retales dijo...

Consuelo se llama el texto. Es curioso en los lugares donde encontramos consuelo, en función de la persona, son de lo más dispares.