miércoles, 16 de abril de 2008

SobreBecqueriano


"Si no te conozco, no he vivido; si muero
sin conocerte, no muero, porque no he vivido."

A Luis Cernuda le salvó la vida André Gidé y, entonces, a Cernuda, le nacieron de los dedos versos como aquellos de:

"...si como muros que se derrumban,
para saludar la verdad erguida en medio,
pudiera derrumbar su cuerpo, dejando sólo la verdad de su amor, (...)"


Amaba por encima de todas las cosas la soledad. Ha sido tildado de extraño. Pero es que Cernuda era, sobretodas las cosas, poeta.

Tuve una recopilación del ´27 que aún conservo y que, cuando la rescato, me trae muy buenos recuerdos. La leí hasta la saciedad, y subrayé y tome notas en los bordes de las páginas.

Y, creo, leyendo a Cernuda, hablando siempre de poesía, que es el que más me ha influenciado. A pesar de que Lorca me conmueve profundamente y Salinas me parece entrañable "...perdoname por ir así, tan torpemente, buscando dentro de ti..."

"Qué ruido tan triste el que hacen dos cuerpos cuando se aman,
parece como el viento que se mece en otoño
sobre adolescentes mutilados ..."

Y Gidé salvó a Cernuda y Cernuda se hizo hombre "...libertad no conozco sino la libertad de estar preso en alguien..."

y le cantó al amor por encima de las cosas, al posible, al imposible, al mortal y al inmortal...pero sobretodo al mortal...

"El tiempo, insinuándose en tu cuerpo,
Como nube de polvo en fuente pura,
Aquella gracia antigua desordena
Y clava en mí una pena silenciosa."



"Si el hombre pudiera decir lo que ama..."

2 comentarios:

Joseba M. dijo...

¡Ah, Cernuda! ¡Ah, Salinas!
Espero que nunca nadie se dé cuenta de cuántos versos les llevo robados con impunidad de eterno meritorio.
Cernuda tiene algo insondable que te arruga de inquietud, de belleza, de envidia...
Un besito, paisana.

Hilvanes Y Retales dijo...

pero tú no lo digas, Joseba... que no nos habíamos percatado...jejeje