lunes, 10 de septiembre de 2007

"...porque el alma le dolía tanto ..."

Una lectura bajo la luz de septiembre con Alde.





““Egoísta”, se llamaba a sí misma, porque el alma le dolía tanto que sólo podía pensar en sí misma”

Alguien dijo una vez que no podemos ser nosotros mismos, solo podemos ser felices. Jay, en el arco crítico de la vida, decide que no lo es y para ello siente la necesidad de huir de su familia. Y es que, la familia, a veces no es la solución para todo en la vida.

Jay nos deja entrar en el fondo de su alma donde guarda un poso oscuro de duda, incertidumbres y sobretodo, de un desasosiego que no sabe curar y que probablemente ni siquiera sabe a qué se debe o cómo ponerle fin. De momento su única solución es huir.

“¿Qué me ha enseñado la vida de papá? Que la existencia es una lucha y que esa lucha no te lleva a ninguna parte y no es ni reconocida ni recompensada. El matrimonio proporciona pocos placeres; requiere un aguante considerable, como hacer un trabajo que uno detesta. No puedes largarte y no puedes disfrutarlo”

Me impresiona la conversación que mantienen Jay y Susan, es de noche, están solos, los niños duermen, todo está en silencio, es la hora donde los biorritmos comienzan a desacelerar y el momento más idóneo para mantener una conversación tranquila e íntima: “Susan me está hablando. Me pide que vaya a buscar mi diario. ¿Por qué?- pregunto- ¿por qué? Hazlo y punto, si no te importa. ¡Hazlo!. – No me hables así. Eres muy severa. –Estoy demasiado cansada para negociar sobre el diario. Los niños se levantan a las seis. Yo me paso el día entero en el trabajo. ¿Tú que haces por las tardes? ¡supongo que duermes!”

Jay es escritor y guionista, para ello tiene alquilado un estudio donde se encuentra con , su amante y de quien parece haberse enamorado, aunque en el momento en el cual transcurre la historia ya no están juntos. Al cerrar el libro piensas si Nina es la excusa perfecta para huir y para tener el alma callada durante un tiempo. “No puedo estar en la misma habitación con ella mucho rato sin tener la impresión de que tengo que hacer algo para que deje de estar tan enfadada”

¿Por qué Jay no habla con Susan y le explica todo aquello que no le gusta de su relación? Ya tuvo una primera tentación de huir de casa, pero la idea le pareció cruel. ¿Por qué ahora toma una decisión cruel? Cruel porque decide marcharse sin avisar, dejando una nota. Solo una nota. Porque Jay no es feliz con su propia familia, ¿es posible que existan personas que sean felices solo con extraños?

Y es que a veces, nos sentimos solos estando acompañados siendo esta soledad la más cruel de todas.