lunes, 3 de diciembre de 2007

La duda a la vuelta de la página.

Me ha traído hoy al recuerdo Pedro Páramo, un artículo del domingo en el periódico donde el escritor Sánchez Adalid, habla de Pedro Páramo como "¿Está vivo?, ¿está muerto? El gran artilugio de la genial novel de Juan Rulfo es justamente instaurar la duda, desplazar la certeza de estar en un mundo o en otro". Cuando leí este pequeño libro del que todo el mundo acaba fascinado y enganchado, me embargaba la duda que no sabía que era la duda que poseía a todos sus lectores: ¿todos mueren? Y no sabía donde había vida y donde no. Y este motivo me hizo volver a leer Pedro Páramo. La duda de la vida. Y esta es la excusa para traeros unas pequeñas joyas de las páginas de Rulfo que siempre tendrán vida aunque sus protagonistas vivan en la agonía.

"El agua que goteaba de las tejas hacía un agujero en la arena del patio. Sonaba: plas plas y luego otra vez plas, en mitad de una hoja de laurel que daba vueltas y rebotes metida en la hendidura de los ladrillos".


"No sentir otro sabor sino el del azahar de los naranjos en la tibieza del tiempo"

"...cómo si entre ella y él se interpusiera la lluvia."

"Entraron en la lluvia con sus pesados tercios a la espalda; pasaron por la iglesia para rezarle a la Virgen, dejándole un manojo de tomillo de limosna."



9 comentarios:

otredad dijo...

Va a sonar a herejía, pero no he leído Pedro Páramo. Me parece pura telepatía que hables del libro que pensaba leer -entre ése y Las palabras perdidas andaba- tras releer a Dulce. Gran persona, escritora...comparto la ternura que desprende tu comentario hacia ella.
Ya no hay dudas: próxima parada,Pedro Páramo.

Hilvanes Y Retales dijo...

Herejía? Ninguna. Herejía en literatura son otras cosas. Alguien dijo "Qué pena morirse, me quedan tantos libros por leer!".

Pues me hace ilusión que lo leas, así luego comentamos. Además, esta época igual es la propicia. Tengo el recuerdo que siempre hacía calor.

Apostillas literarias dijo...

Pedro Páramo es de las grandes novelas universales de todos los tiempos, notable y maravillosa. Traducida, al igual que los cuentos de El llano en llamas, a todos los idiomas imaginables.

En comala todo está muerto. Juan Preciado mismo está muerto, nos está narrando la historia desde su tumba... Todo es murmullo en Comala.

Que bien que la hayas recordado.

Carmen Fernández Etreros dijo...

Me ha encantado tu blog. Está claro que somos raras-excéntricas que conectamos: La cita de Desayuno con diamantes, Cortázar,...

Pedro Páramo de lo mejor en literatura.

Un besote,

Carmen Fernández Etreros dijo...

Me ha encantado tu blog. Está claro que somos raras-excéntricas que conectamos: La cita de Desayuno con diamantes, Cortázar,...

Pedro Páramo de lo mejor en literatura.

Un besote,

Hilvanes Y Retales dijo...

Hola Carmen, Gracias por venir. A mi también me ha gustado tu blog. Con tu permiso, te enlazo.

Apostillas literarias dijo...

Me alegra haya sido el vínculo a que se conocieran :-)

Hilvanes Y Retales dijo...

Hola Magda, es cierto, he llegado a Carmen a través de tu blog. Con razón Vila-Matas te lee, no solo tus lecturas son buenas y tus comentarios acertados con los cuales además nos haces reflexionar. Por cierto, anoche leí Matías y los imposibles. Besos

Magda dijo...

Cuando me comentaste: "Estoy de acuerdo con Carmen... etc.", Carmen lo vio y entró a tu blog. A Carmen siempre le han gustado mis enlaces. Por cierto, ya le comenté que la enlazaste y me dice que ya te enlazó tambien.

Yo nunca visito los blogs de los enlaces de mis enlazados, creo que es hora de hacerlo ;)